James BeauSeigneur

El nacimiento de una era

Trilogia Del Cristo Clonado

Libro segundo

Titulo original: Birth of an Age

© 2006, Alicia Frieyro Gutierrez, por la traduccion

Para Gerilynne, Faith y Abigail, que tanto han

sacrificado para que esta trilogia fuera posible.

Y sobre todo para Shiloh, cuyo sacrificio fue

aun mayor.

Espero que de algo haya servido.

AGRADECIMIENTOS

Durante el proceso de escritura de la Trilogia del Cristo clonado hube de recurrir a especialistas de diversos campos de investigacion para garantizar la precision y credibilidad de la novela. Otros me proporcionaron directrices editoriales, asistencia profesional o apoyo emocional. Entre todos ellos estan John Jefferson, doctor en Filosofia; Michael Haire, doctor en Filosofia; James Russell, doctor en Medicina; Robert Seevers, doctor en Filosofia; Peter Helt, doctor en Derecho; James Beadle, doctor en Filosofia; Christy Beadle, doctora en Medicina; Ken Newberger, maestria en Teologia; Eugene Walter, doctor en Filosofia; Clement Walchshauser, doctor en Teologia; Coronel Arthur Winn; Elizabeth Winn, doctora en Filosofia; Ian Wilson, historiador; Jeanne Gehret, maestria en Letras; Linda Alexander; Bernadine Asher; Matthew Belsky; Wally y Betty Bishop; Roy y Jeannie Blocher; Scott Brown; Dale Brubaker; Curt y Phyllis Brudos; Dave y Deb Dibert; Estelle Ducharme; Tony Fantham; Georgia O'Dell; Mike Pinkston; Capitan Paul y Debbie Quinn; Doug y Beth Ross; Doris, Fred y Bryan Seigneur; Mike Skinner; Gordy y Sue Stauffer; Doug y Susy Stites.

NOTA IMPORTANTE DEL AUTOR

Como es habitual en cualquier novela de suspense, no todo es lo que parece en la Trilogia del Cristo clonado, de forma que el lector no debe dar nada por sentado hasta haber concluido la lectura de la trilogia completa. No obstante, soy consciente de que una historia sobre la clonacion de Cristo puede ser contemplada con recelo por algunos cristianos. Durante la lectura, por tanto, se ha de tener presente en todo momento lo siguiente: primero, que ninguno de los personajes, ninguno, habla por boca del autor. Segundo, que he adoptado el punto de vista de un narrador objetivo, que cuenta la historia y transcribe los dialogos segun se van desarrollando, y que se resiste a juzgar o comentar la veracidad de los personajes de la historia. Al lector cristiano le pido paciencia y le recuerdo las palabras de Eclesiastes 7, 8: «Mejor es el remate de una cosa que su comienzo». [1]

Asi pues, invito al lector a disfrutar de la Trilogia del Cristo clonado, sean cuales sean sus convicciones religiosas.

«?Son estas las sombras de las cosas que han de suceder, o solamente de las que es posible que sucedan?»

Charles Dickens, Cancion de Navidad

«Pues surgiran falsos mesias y falsos profetas y realizaran grandes senales y portentos, hasta el punto de enganar, si fuera posible, aun a los elegidos.»

Mateo 24,24

PROLOGO

EL PODER EN EL; EL PODER EN TODOS NOSOTROS

Desierto de Israel

Acababa de amanecer. Robert Milner guiaba a Decker Hawthorne, que al volante de un jeep de alquiler atravesaba el puerto de montana para reunirse con Christopher. Habia cargado el coche con comida, agua embotellada y un botiquin de primeros auxilios. En su mente se alternaban la preocupacion por el estado en el que iban a encontrar a Christopher y la expectacion por lo que Robert Milner le contara en el vestibulo del Ramada Renaissance cuarenta dias atras. La desnudez del paisaje le trajo recuerdos de su estancia en el desierto dieciocho anos antes, cuando el y Tom Donafin habian recorrido el Libano en direccion a Israel antes de ser rescatados por Jon Hansen. De repente, le embargaron los sentimientos encontrados que habia sentido entonces cuando alli tumbado en el suelo, atrapado en la alambrada y con tres rifles apuntandole directamente a la cabeza, habia reconocido de repente el emblema de la ONU en los cascos de los soldados y caido en la cuenta de que el y Tom estaban a salvo.

Las otras veces que, en el pasado, habia rememorado ese momento, Decker habia atribuido su suerte a que se encontraba, una vez mas, en el sitio adecuado en el momento oportuno. Ahora no podia sino pensar que era mucho mas que eso. De no haber ocurrido, no habria conocido a Jon Hansen y menos aun habria acabado siendo su jefe de prensa. Y de no haber trabajado para Hansen, despues secretario general, Christopher no habria disfrutado de las mismas oportunidades para trabajar en la ONU, dirigir luego una de sus agencias mas importantes y finalmente convertirse en embajador de la ONU ante el Consejo de Seguridad. Aquello era mas que suerte.

Se le ocurrio que la cadena de acontecimientos no habia empezado en aquella carretera del Libano. Antes estaban la destruccion del Muro de las Lamentaciones, y el secuestro de Tom y el; y aun antes de eso, todo lo que habia hecho posible que viajara a Turin. Estaba claro que sin aquel viaje a Italia el no habria recibido jamas, aquella fria noche de noviembre, la llamada del profesor Harry Goodman invitandole a visitarle en Los Angeles para compartir su descubrimiento sobre la Sabana Santa.

Sin dejar de pensar en la sucesion de circunstancias que le habian llevado hasta ese momento preciso,

Вы читаете El nacimiento de una era
wmg-logo
Добавить отзыв
ВСЕ ОТЗЫВЫ О КНИГЕ В ИЗБРАННОЕ

0

Вы можете отметить интересные вам фрагменты текста, которые будут доступны по уникальной ссылке в адресной строке браузера.

Отметить Добавить цитату